2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Nuevos estándares para los valores de consumo.

Más cerca del consumo real: WLTP revisa los valores de consumo.

Los nuevos valores de consumo se aplican a partir de septiembre del 2017. Se calculan usando el nuevo estándar WLTP. WLTP, con sus siglas en inglés, significa Procedimiento de Prueba de Vehículos Ligeros a Nivel Mundial. Éste es un procedimiento de prueba estandarizado a nivel mundial para determinar el consumo de combustible y las emisiones de escape. Descubre en qué os afecta a ti y tu Volkswagen.

WLTP significa Procedimiento de prueba de vehículos ligeros armonizados en todo el mundo
WLTP significa Procedimiento de prueba de vehículos ligeros armonizados en todo el mundo

NEDC, WLTP y RDE: una rápida comparación.

Distancias más largas, tiempos muertos más cortos: el WLTP pone el procedimiento de prueba para la medición del consumo de combustible y emisiones de CO2 a examen. Así es como cambian los ciclos de conducción.

Un vista general del NEDC.

El NEDC estandarizado se aplica para todos los vehículos de pasajeros y vehículos comerciales ligeros. Fue introducido por la Unión Europea en 1992 para determinar el consumo de combustible y las emisiones de vehículos específicos y aportar valores comparables. La siguiente gráfica muestra la estructura en la que se basan estas medidas.

Una vista general del WLTP.

El Procedimiento de Prueba de Vehículos Ligeros a Nivel Mundial o WLTP (en sus siglas en inglés) es un estándar a nivel mundial para poner a prueba los vehículos de pasajeros y comerciales ligeros. A partir del 1 de septiembre de 2017 se utiliza para aportar especificaciones de consumo más realistas con sus parámetros de prueba considereblemente más dinámicos. Mira la descripción expuesta más abajo.

Una vista general del RDE.

Además del WLTP, el procedimiento de prueba RDE también ha sido usado en Europa desde septiembre de 2017. RDE quiere decir Emisiones de Conducción Real (en sus siglas en inglés). Al contrario que el NEDC y el WLTP, las mediciones de emisiones se ejecutan en condiciones de tráfico real en lugar de en una prueba. Las emisiones de escape recogidas (óxidos de nitrógeno y materia de partículas) durante la conducción se denominan emisiones reales.

Durante la medición del RDE, el vehículo es conducido por tres tipos de rutas distintas, que consisten en: una tercera parte en una carretera urbana, otra tercera parte en una carretera nacional y una última tercera parte sobre autopista, con aceleraciones y desaceleraciones aleatorias, siempre adecuadas a las regulaciones de tráfico alemanas. La prueba muestra una media de velocidad de entre 15 y 40 km/h en tramo urbano y entre 60 y 90 km/h en carreteras nacionales. El vehículo puede alcanzar los 145 km/h en la autopista, incluso los 160 km/h por un período corto de tiempo. 

El vehículo viene equipado con un Sistema Portátil de Medición de Emisiones (PEMS en inglés), que mide las emisiones tóxicas (óxido de nitrógeno y monóxido de carbono). La unidad dura entre 90 y 120 minutos. La temperatura exterior debe estar entre los -7 y los +35°C. El aire acondicionado puede permanecer encendido. 

Objetivos del nuevo procedimiento de medición.

El ciclo de conducción del WLTP redefine los parámetros de prueba para determinar el consumo de combustible y las emisiones de escape. Echemos un vistazo a sus beneficios:

Transparencia.

Los nuevos procedimientos de prueba permiten una evaluación más precisa del consumo de combustible real de un vehículo en el día a día.


El WLTP utiliza un perfil muy similar al uso real del día a día que el previo estándar del NEDC. Esta aproximación es similar a una prueba de laboratorio sintético y principalmente sirve para permitir comparaciones entre diferentes vehículos sin reflejar de manera realista el consumo real. Mientras los valores de consumo eran previamente medidos bajo las condiciones de un laboratorio abstracto, el nuevo procedimiento ahora permite un pronóstico más preciso del consumo real de los vehículos gracias a sus parámetros mejorados de prueba. El WLTP pretende simular el comportamiento de un vehículo real para alcanzar resultados más realistas.

Estándares.

El nuevo estándar WLTP asegura resultados de prueba comparables en todo el mundo.

Uno de los objetivos principales del enfoque del WLTP es aportar un medio estendarizado de determinar las emisiones de escape y el consumo de energía para diferentes sistemas de motor como la gasolinda, el diesel, el gas natural comprimido o la electricidad. Los vehículos del mismo tipo deben enviar los mismos resultados en cualquier parte del mundo cuando el procedimiento de medición del WLTP se sigue correctamente. Esta comparabilidad necesaria explica por qué es esencial una medición de laboratorio.

Por esta razón, el consumo de combustible y emisiones son fiablemente analizadas en el dinamómetro de rodillos con un perfil dinámico de conducción. 

Protección del clima.

Una información de consumo más realista ayuda a alcanzar los objetivos climáticos internacionales y reduce la carga sobre el medio ambiente.

La reducción de CO2 es un aspecto clave del desarrollo del vehículo. El WLTP permite comprobar y documentar el cumplimiento de los límites internacionales de CO2.

En 2010, solo la UE produjo 4,72 mil millones de toneladas de emisiones de CO2. El 19% fue producido por vehículos de motor *. En vista de esto, la Unión Europea tiene la intención de reducir las emisiones en un 20% antes de 2020 **. Este objetivo se logrará con la ayuda del WLTP. Al igual que el consumo de combustible, las emisiones de CO2 de un vehículo dependen del modelo específico. El WLTP crea una mayor transparencia al comparar el consumo de energía y las emisiones de CO2 de diferentes vehículos. Esto hace que las mediciones sean independientes del fabricante y del tipo de vehículo. También tienden a ser más altos que el ciclo NEDC. Como consecuencia, los modelos individuales y sus motores se optimizarán con miras a la protección del clima.

*) La información está basada en el escrito "La movilidad del Futuro - Segura y Testada", 16.03.2015, TÜV e.V. 

**) La información está basada en el escrito "la regulación del CO2 para vehículos de pasajeros" publicado por el Instituto Alemán de Economía de Colonia en 2013.

Simplemente ahorra combustible.


El consumo de combustible de tu vehículo depende de numerosos factores sobre los que no puedes influir. Sin embargo, una serie de trucos simples puede ayudarte a reducir significativamente tu consumo de combustible.

Conduce fácil, ahorra fácil.

Conducción moderna y con miras al futuro.

La mitad del estrés, el doble de ahorro: conducir a una velocidad moderada y constante, reducir el frenado, moverse con el flujo de tráfico, dejar que el vehículo avance gracias a la inercia son acciones que ayudan a una disminución del consumo de combustible. Un estilo de conducción como éste también es más seguro y menos estresante. Además, un estilo de conducción con visión de futuro también ayuda a evitar embotellamientos.

Cambia más, reposta menos.

Conduce siempre con la marcha más alta posible.

Tercera marcha a 30 km/h - Cambiar antes de marcha ahorra combustible. Pero, ¿conducir a bajas velocidades del motor realmente lo daña? Es un mito. Los motores TDI y TSI aman estar en tercera a 30 km/h: desarrollan una aceleración sorprendente a velocidades de 2.000 revoluciones. Cambia a segunda casi tan pronto como tu vehículo comience a moverse. Puedes saltar fácilmente una marcha cuando se desplaza hacia arriba. Y elige siempre la marcha más alta. 50 km/h en quinta marcha no es un problema para muchos vehículos: si tu vehículo emite un ruido habitual significará que la velocidad que lleva no es demasiado baja.

Simplemente circula con lo tengas.

Usa el corte de combustible.

0.0 litros - ¡conduce gratis! Con las técnicas correctas, puedes ahorrar combustible. ¿Sabes cómo lograr un "consumo de corriente" de exactamente 0.0 l / 100 km? Con el automóvil en marcha, ¡simplemente deja que el vehículo ruede o se deslice solo! El corte de combustible detiene el suministro de combustible al motor. Durante este tiempo, no usarás ni la más mínima gota de combustible. El mejor momento para utilizar este ingenioso método es cuando, además, puedes aprovechar el frenado del motor. Como cuando vas cuesta abajo o te acercas a un semáforo en rojo. Incluso cuando sueltas el embrague, te consume significativamente menos. Esto es especialmente efectivo si dejas que tu vehículo se deslice solo en distancias más largas gracias a un estilo de conducción con visión de futuro.

Más confort, menos consumo.

Usa los accesorios con moderación.

Ahorra hasta 2 litros con las opciones correctas. Los accesorios hacen que conducir sea más cómodo pero también son más caros cuando se usan en exceso. Un sistema de aire acondicionado, por ejemplo, consume más que un poco de combustible. La reducción y el mantenimiento de la temperatura interior durante mediados del verano consumirán hasta 2 litros por cada 100 km a baja velocidad. Sin embargo, la temperatura también se puede reducir ventilando el vehículo antes del viaje y comenzándolo con las ventanas abiertas. Mientras conduces, siempre verifica los accesorios que estás usando actualmente y los que realmente necesitas.

Mantén la presión y ahorra.

Comprueba la presión del neumático.

El ahorro de combustible comienza incluso antes de comenzar tu viaje. Ahorra hasta un 15% simplemente revisando la presión de los neumáticos. La resistencia al rodamiento asciende hasta a un 15% del consumo total. Si bombeas tus llantas hasta la presión recomendada para el vehículo completamente cargado (los valores se muestran en la aleta del tanque), se reducirá la resistencia a la rodadura y el consumo de combustible. Cuando compres llantas, asegúrate de que tengan la menor resistencia a la rodadura posible. Esto ahorra hasta un 3%. Además, estos neumáticos también son más silenciosos.

La forma más eficiente de ahorrar.

Evita las distancias cortas.

La combinación de viajes ahorra más porque el motor tiene el mayor consumo cuando hace frío. Si con frecuencia conduces distancias cortas, ¡tu consumo de combustible puede acelerarse rápidamente hasta 30 l / 100 km! Sin embargo, pueded ahorrar combustible al combinar varias paradas en un solo viaje. Cuando realices viajes más largos, tu motor podrá alcanzar la temperatura de funcionamiento requerida y usar mucho menos combustible.

La forma tranquila de ahorrar.

Usa aceite de motor de baja fricción.

La calidad ahorra hasta un 5%: cuanto más rápido se lubrique correctamente el motor, más rápido producirá menos emisiones. Esto es particularmente importante para arranques en frío y viajes cortos. ¿Y cuál es la calidad clave de un buen aceite de motor? Que se propague rápidamente

Los aceites de baja fricción no pueden ser superados en ese punto. Reducen el consumo de combustible hasta en un 5% en comparación con los aceites convencionales. Es por eso que casi todos los automóviles Volkswagen vienen llenos de fábrica con aceites de baja fricción. 

El camino de menor resistencia.

Reduce la resistencia aerodinámica.

Menos resistencia significa más eficiencia. La aerodinámica ideal es la clave del bajo consumo de combustible, especialmente a velocidades más altas. Es por eso que la estructura de tu Volkswagen ha sido diseñada para crear la menor resistencia posible. Los accesorios en el techo, como los portabicicletas y las cajas de techo, anularán todo esto. Así que asegúrate de quitar los portaequipajes durante el tiempo entre sus viajes de esquí y bicicleta de montaña.

Ahorrar puede ser muy sencillo.

Evita transportar cosas innecesarias.

Puedes ahorrar hasta 0.3 litros simplemente quitando peso innecesario. Para ser precisos: 100 kg de carga aumenta tu consumo de combustible hasta en 0.3 litros por cada 100 km. Por lo tanto, verifica lo que hay en tu maletero regularmente. Incluso puedes ahorrar combustible cuando recargas combustible. Llena el tanque a mitad de camino ya que un tanque lleno aumenta el peso y, por lo tanto, el consumo de combustible.

Preguntas y respuestas.

Las preguntas y respuestas más importantes para los nuevos valores de consumo. 

NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo en sus siglas en inglés) se refiere a una medición de banco de pruebas utilizada en toda Europa desde 1992 para registrar las emisiones de escape y el consumo de combustible de los turismos y vehículos comerciales ligeros.

El NEDC fue reemplazado por el método de prueba mundial estandarizado WLTP (Procedimiento de Prueba de Vehículos Ligeros Armonizados en todo el Mundo en sus siglas en inglés). El nuevo procedimiento está destinado a proporcionar una representación más realista del consumo de un vehículo. Esto se basa en un ciclo de prueba modificado con especificaciones de prueba más estrictas.

En Europa, además del WLTP, las emisiones deben probarse utilizando el procedimiento de prueba RDE (Emisiones en Conducción Real), mediante el cual las mediciones se realizan en condiciones reales de manejo.

Mientras que el WLTP tiene lugar durante más de 30 minutos en un banco de pruebas de carretera rodante en condiciones estandarizadas, la prueba RDE se lleva a cabo en vías públicas. La prueba RDE implica conducir el vehículo en una mezcla de caminos con aceleración y desaceleración aleatorias durante aproximadamente 90 a 120 minutos. Otra diferencia: el WLTP mide el CO2, los gases de escape y el consumo de combustible, mientras que RDE solo mide los gases de escape y las emisiones de partículas.

El cambio a WLTP y RDE se ha producido gradualmente desde septiembre de 2017. El procedimiento de prueba WLTP será obligatorio para todos los vehículos nuevos registrados a partir de septiembre de 2018, al igual que la restricción de números de partículas (PN) en RDE. Un límite RDE para los óxidos de nitrógeno también será vinculante a partir de septiembre de 2019 para todos los nuevos registros.

Sí, los vehículos eléctricos también deben ser testados de acuerdo con las nuevas normas del WLTP. 

EU6 o Euro 6 es el estándar de emisión actual para vehículos de motor, que determina los límites de emisiones contaminantes en la Unión Europea.

Los valores determinados de acuerdo con el WLTP mostrarán de forma más realista el consumo de combustible y las emisiones de CO2 y de escape. Esto puede resultar en un mayor consumo de combustible y emisiones de CO2 para los vehículos con motores de combustión, así como una menor gama de vehículos eléctricos. La elección individual con respecto a los motores y equipos opcionales también tiene un efecto sobre el consumo de combustible y los valores de CO2. Dependiendo de la legislación nacional, esto también puede significar mayores impuestos sobre el CO2.

Los procedimientos de prueba de RDE, por otro lado, muestran cómo los vehículos funcionan en términos de gases de escape en el tráfico real de la carretera. Los resultados de las unidades RDE individuales se pueden ver en el siguiente enlace:

Todos los modelos de Volkswagen cambiarán gradualmente a los procedimientos de prueba WLTP para septiembre de 2018.